Guimarães

Segunda etapa en Portugal, Guimaraes donde como reza en un cartel a la entrada al casco antiguo NACIÓ  PORTUGAL, como podéis ver en la imagen de la cabecera, y si desde luego por algo destaca  Guimaraes es por su bien conservado casco histórico, pero es solo una de las muchas cosas que tenemos que ver en la ciudad donde Nasceu Portugal.

Otra de las cosas que nos llamó la atención son sus parque y jardines, perfectamente cuidados, y por donde da gusto pasear.

DJI_0280DJI_0282

Comenzamos el día de visitas con la subida al Monde da Penha, y aunque se puede subir en coche, una de las mejores cosas de Guimaraes no es precisamente la facilidad para circular y mucho menos aparcar. Como los apartamentos donde nos alojamos tienen aparcamiento, decidimos mover el coche lo menos posible, y al estar muy céntrico todas las visitas es posible hacerlas a pie.

Así que escogimos la opción de subir en el funicular al que nos acercamos andando, cuesta 7,5 € por persona ida y vuelta, y lógicamente se tiene buenas vistas.

DJI_0284DJI_0289

La Montaña da Penha

Es el punto más alto en kilómetros a la redonda (con cerca de 617 metros de altitud), y se encuentra ubicada a unos 7 kilómetros de Guimarães. Se trata de una cima arbolada, cuyos bosques resultan un lugar ideal para una escapada de la ciudad y del calor del verano. En ella hay unas gigantescas rocas adornadas con flores donde los niños podrán jugar. Además, en la zona también hay muchas grutas ocultas que resultan muy interesantes.

En lo más alto de la montaña se alza el Santuario da Penha, símbolo de la fe y faro de Guimarães. Un monumento de singular belleza y valía arquitectónica y religiosa.

La zona está dedicada al esparcimiento pudiendo practicar senderismo o ciclismo, bajadas de Mountain bike o más tranquilas cogiendo un trenecito que te de un paseo por la zona, rezando en su santuario, o descansando en la terraza de la cafetería.

DSC03136DSC03114

Pero si hay algo que llama la atención especialmente son las formaciones de roca que hay en la zona, en colocadas de forma inverosímil de un tamaño inmenso que te hace pensar como llegaron ahí. La humedad de la zona se hace patente en el musgo que cubre las rocas y el verdor de arboles y plantas.

DSC03112DJI_0297

Dejamos el funicular y nos adentramos en la multitud de senderos empedrados que hay hasta llegar a la explanada donde se ubica el santuario. Visitamos su interior muy cuidado como todas las iglesias que hemos visto hasta ahora, pero sin nada remarcable.

DSC03117DSC03118DSC03119

Continuamos nuestro paseo por la zona disfrutando de las buenas vistas sobre Guimaraes que hay en los alrededores del Santuario.

DSC03123DSC03140

Incluso entre las formaciones de las rocas han aprovechado para hacer una pequeña capilla a la que se accede por un pasadizo entre grandes bloques de piedra.

DJI_0299DJI_0300

Continuamos por los senderos disfrutando de la paz que se respira en la zona, y ya nos encaminamos hasta el funicular para bajar de nuevo a Guimaraes y continuar las visitas.

DSC03144

DSC03111

Dejamos el funicular y subimos por el casco antiguo hasta nuestra primera visita el Palacio de los Duques de Braganza.

DSC03146DSC03147

Aquí sacamos la entrada combinada para visitar el Palacio y el cercano castillo por 6 € por persona, la visita es libre y no vimos audio guias.

DSC03168

DSC02952

El Palacio dos Duques de Bragança

Se alza sobre el casco medieval de Guimarães, en el norte de Portugal.  Este palacio fue construido en el siglo XV bajo órdenes de D. Alfonso (hijo ilegítimo del Rey Don João y de Doña Inês Pires Esteves), 1º Duque de la Casa Bragança y 8º Conde de Barcelos.

Sus torres almenadas y las chimeneas cilíndricas de ladrillo destacan sobre prácticamente cualquier punto del centro histórico de la ciudad. Este palacio se deterioró considerablemente durante siglos cuando la poderosa familia se trasladó a Vila Viçosa, en Alentejo; pero fue magníficamente restaurado para ser utilizado como residencia presidencial de Salazar, y hoy en día aún conserva varios de sus tesoros originales. Al visitarlo podrás caminar libremente por sus numerosas habitaciones, que albergan una gran colección de tapices flamencos, armas de los siglos XV y XVI, y una capilla con fantásticas vidrieras.

Una vez en el interior se visitan diferentes estancias con mobiliario de la epoca de esplendor del palacio.

DSC02955DSC02970

DSC02958

El palacio rezuma historia por todas sus piedras y en sus estancias, incluyendo la capilla y los dormitorios que se visitan.

DSC02963DSC02976DSC02965

Continuamos la visita con la cercana Iglesia de San Miguel del Castillo, una preciosa joya del románico que conserva lo que es el edificio pero desprovisto de cualquier ornamentación, la entrada es libre.

DSC03149

La Iglesia de São Miguel do Castelo

Se encuentra ubicada entre el Castillo y el Palacio dos Duques de Bragança, en la localidad de Guimarães, Portugal. Se trata de una iglesia románica donde D. Alfonso Herniques fue bautizado, y la prueba se encuentra junto a la pila bautismal, en una lápida que pone la siguiente inscripción “Nesta pia foi bavtizado El-Rey Dom Afonso Henriques pelo Arcebispo S. Geraldo no anno do Senhor 1106”.

Pese a ser una edificación sencilla, sin apenas decoraciones, es considerada como Monumento Nacional desde el año 1910, debido en parte a que se la considera como una edificación muy ligada a la nacionalidad portuguesa y su fundación.

En su interior alberga un conjunto de lápidas con motivos guerreros y religiosos; una talla de madera policromada de S. Miguel, el patrono de la iglesia; y una escultura que representa a la Virgen con el niño, realizada en piedra caliza policromada.

DSC03152

Continuamos la visita con el Castillo de Guimaraes, o sus ruinas aunque muy bien conservadas que demuestran la importancia defensiva que tuvo sobre la ciudad y el cercano Palacio.

DSC03157

Castillo de Guimarães

Este majestuoso castillo de siete torres se alza sobre una colina de la histórica ciudad de Guimarães, en el norte de Portugal. Fue construido en el siglo XI para defender al monasterio y las nuevas poblaciones de la región, así como para afirmar el poder ante otros señores feudales. Como anécdota interesante, se cree que en él nació Alfonso Henriques, el primer rey del reino de Portugal.

Sus murallas se pueden visitar y subir por la escalera medieval que conduce hasta el torreón de la condesa Mumadona.

Se puede pasear por sus murallas con buenas vistas sobre la ciudad, pero cuando subes a la torre principal del castillo en la que hay una exposición interactiva sobre el mismo y la historia de la ciudad, no te dejan subir el ultimo tramo que da acceso a la terraza en la parte superior de la torre.

DSC03160DSC03158DSC03165

Dejamos el Castillo y bajamos adentrándonos en el casco histórico de la ciudad, este paseo es desde luego uno de los mayores encantos de la ciudad, perderte por sus callejuelas que te regalan preciosas estampas de una ciudad medieval.

DSC03197

DJI_0213

Tres plazas son los puntos neuralgicos de visita por el casco antiguo, la primera por la que se accede Largo Toural, la más grande de las tres, rodeada de bonitos edificios y con el típico suelo empedrado.

DJI_0184

Y la Plaza S. Tiago y  Largo Oliveira, que se encuentran casi juntas comunicadas por un precioso pórtico, todas ellas se llenan de terrazas donde descansar tomando un buen café o una cerveza fresquita.

DSC03192DSC03188

DSC03191

En la plaza Largo Oliveira está la iglesia de Nuestra Señora de Oliveira, con su templete en la puerta, y que entramos a visitar.

DJI_0195

La Iglesia de Nossa Senhora da Oliveira

Fue fundada por la condesa Mumadona durante el siglo XII y reconstruida cuatro siglos después. En la actualidad domina el Largo da Oliveira de la histórica localidad de Guimarães. Esta iglesia está clasificada como Monumento Nacional desde el año 1910.

Frente a ella encontrarás un imponente monumento. Se trata de un templete de estilo gótico con cruz. Según cuenta la leyenda el monumento indica el lugar donde Wamba el Visigodo, que derrotó a los suevos, clavó su lanza en el suelo negándose a reinar a menos que brotara de ella un árbol, el cual brotó poco después. Alrededor de su claustro se encuentra el Museo Alberto Sampaio.

DJI_0192

Continuamos nuestro recorrido con una de las iglesias que más nos gustó en Guimaraes la de San Francisco junto al convento del mismo nombre, decorado con el típico mosaico azul.

DSC03201DSC03205

IGLESIA DE SAN FRANCISCO.

Convento y la iglesia comienzan a construir el 3 de noviembre, 1400, con el permiso del rey Juan I, a pesar de las referencias a un complejo anterior (seg. XIII). La iglesia ha sufrido varios cambios entre el siglo. XV y XVIII. Hacemos hincapié en el portal principal de reminiscencias

Todavía Romance; influencia de noche batalhina gótico; la Sala Capitular y manierista disposición claustro. Sin embargo, la transformación más importante tiene lugar aquí dentro del gótico al barroco. Se introdujeron paneles azulejos de carácter hagiográfico que informaron la vida de San Antonio; Se elabora un nuevo traje sacristía Joanino con techo y cofres de madera negro pintado artesonado; y, finalmente, se construyó el retablo, obra de Miguel Francisco da Silva en 1743 y ejecutado por Manuel da Costa Andrade.

DSC03183DSC03187

Continuamos hasta la plaza Largo Republica de Brasil, bellamente ajardinada, y como todos los jardines que hemos ido viendo perfectamente cuidados.

DSC03108

DSC03223

Al final de los jardines se encuentra la Iglesia de la Consolación y Santos Pasos, con esbelta fachada también decorada con azulejos azules, cabe resaltar el toque de campanas tan espectacular que tocan las iglesias en Guimaraes, no es simplemente dar la hora es bastante más, y las 12 del mediodía es un verdadero concierto lo que se escucha.

DSC03226

Iglesia de nuestra señora. de la consolación y santos passos

Los orígenes de la iglesia se remontan a una pequeña capilla dedicada a la Virgen de la Consolación, mandado a construir en 1576. En octubre de marzo de 1785 completa la nueva iglesia, ejemplo de espacialidad barroca en Guimarães, donde añadió dos torres delante de un siglo más tarde, así como la escalera y balaustrada. Durante el siglo XIX se construyó la Orden de la Cámara y la Capilla del Señor de Passos, que se adjunta a la iglesia. El culto de la Virgen de la Consolación determina la elección canónica de la Hermandad, en diciembre de 1594, por Frei Agostinho de Jesús. En 1878 se nombra por el rey Luis I con el título de Real Hermandad y prerrogativas de la Capilla Real. La iglesia y el oratorio de Nuestra Señora de la Consolación y Santos Passos se clasificaron en 1993 como propiedad de interés público

DSC03227

-Lógicamente hay que alimentarse que con tanto ajetreo el hambre se desata, y pudimos probar la rica gastronomía del país, con una contundente Francesinha un brutal sándwich de varias capas rellenas de carne, jamón,  y huevo,  cubierto por queso fundido y con una salsa ligeramente picante que le da un sabor impresionante, todo ello servido con patatas fritas.

20190429_001418

Y claro tampoco podíamos dejar de probar lo más típico en Portugal, el bacalao, en una de sus muchas variedades, esta vez relleno y con un salsa de cebolla.

20190427_141209

Ademas decir que informándose primero se encuentran estupendos restaurantes donde se come a un precio más barato que en España, y con una gran calidad, dos personas con entrante y un segundo contundente, con bebida café y postre sobre 20 €, eso si estos lugares suelen estar llenos y a veces toca esperar un poco.

Lo único que nos quedaba ya era salir a conocer el ambiente nocturno de Guimaraes, y aprovechando que el tiempo había cambiado y que hacia una temperatura estupenda salimos a callejear y ver las calles y plazas iluminadas.

DSC03236DSC03242

La calles con ese tono amarillo que le da un aspecto más bucólico y medieval quedan espectaculares, había muy buen ambiente con las terrazas llenas de gente cenando, o tomando un café como hicimos nosotros en una de sus terrazas.

DSC03246DSC03244

Deciros que el precio de un estupendo café en una terraza nos costó 0,60 €, más barato de lo que estamos acostumbrados.

DSC03237DSC03250

Y con estas imágenes nocturnas de Guimaraes iluminado damos por terminada nuestra visita, continuamos con Oporto la joya del norte de Portugal, Un saludo para todos los que nos seguís, dejar vuestros comentarios de los que os parece el diario y si merece la pena ir narrando las visitas día a día tal y como las vamos haciendo.

←Braga.                Oporto 1 →

Volver a Portugal 2019                                                                     Pulsa para volver a Inicio

10 comentarios en “Guimarães

    • Anónimo dijo:

      Jajaja la verdad que estamos comiendo de lujo y a unos precios estupendos, para tenerlo en cuenta, y la ciudad espectacular.
      Gracias por tus comentarios nos ayuda a seguir con el diario.
      Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s